Sunsi martínez Soler Sunsi martínez Soler

LAS TRES BARDAS

Un discípulo llegó muy agitado a la casa de Sócrates y empezó a hablar de esta manera:

-Maestro, quiero contarte cómo un amigo tuyo estuvo hablando de ti con malevolencia...

Sócrates lo interrumpió diciendo:

-¡Espera! Ya hiciste pasar a través de las tres bardas lo que me vas a decir?

-¿Las tres bardas?

-¡Sí! -replicó Sócrates-. La primera es la VERDAD... ¿Ya examinaste cuidadosamente si lo que me qieres decir de verdad es verdadero en todos sus puntos?

-¡No!... Lo escuché comentar a unos vecinos...

-Pero al menos, lo habrás hecho pasar por la segunda barda que es la BONDAD. ¿Lo que me quieres decir es por lo menos bueno?

-No, en realidad no; al contrario.

-¡Ah! -interrumpió Sócrates-. Entonces vamos a la última barda, la NECESIDAD. ¿Es necesario que me cuentes eso?

-Para ser sincero, no; necesario no es.

-Entonces -sonrió el sabio-, si no es verdadero, ni bueno, ni necesario... sepultémoslo en el olvido...

AUTOR DESCONOCIDO

Un abrazo

s u n s i

Only visible to XING members.

Siempre intento anteponer la verdad y la necesidad, pero nunca la bondad, porque no siempre lo que se transmite debe ser una buena noticia, aunque eso nos pueda hacer dudar de la necesidad.

La verdad es que entre todos me estáis "estresando las neuronas".
Pero, por otro lado, ¿para qué voy a perder 12.000 de ella al día sin haberlas aprovechado?

Saludos cordiales

.
.
.
en general se escoge el chismorreo,
sin percatarse a veces el gran daño que eso hace.

personalmente me pienso bastante lo que transmito
si no es algo que he vivido o algo que he podido confirmar.

el ser receptor de una información no contrastada, es
someterse a la tentación de ser partícipe de daños colaterales.

es buen método, cambiar el tema de lo que se está hablando
si se percibe que el asunto se desvía de lo edificante
y provechoso.

la necesidad, puede ser confundida con el apetito.

un acto de bondad puede ser dar una mala noticia.

la verdad personal, solo es tal cuando refleja la realidad de los hechos.
.
.
.