El Club de la Escritura

El Club de la Escritura

Posts 1-10 of 10
  • PABLO NICOLI SEGURA
    PABLO NICOLI SEGURA
    The company name is only visible to registered members.
    20 Oct 2010, 6:13 pm
    EL ESQUELETO (cuento premiado)
    EL ESQUELETO

    Por: Pablo Nicoli Segura.

    Robaron en casa de L. por segunda vez en menos de tres semanas. De nada habían servido los nuevos barrotes empernados en las ventanas, las puertas con cadenas y media docena de candados, la ingeniosa alarma de latas y botellas que sonaba cuando un estúpido pájaro chocaba contra uno de los ventanales con vista a la plaza. Pensó entonces en esta última oportunidad que él mismo se daba antes de decidir abandonar la casa profanada, se dejaría llevar por el consejo de las ancianas del pueblo y traería a pernoctar a su lado al “esqueleto guardián” que tendría que sustraer, pasada la medianoche, del cementerio.
    Cuando metió en la casa la bolsa de lino con los restos mortales que había robado aquella madrugada, lo asaltó la duda y se preguntó ¿cuál sería el mejor lugar para ubicar el esqueleto? Quizás en la biblioteca, donde tenía sus más preciados libros de literatura fantástica, que por fortuna los indeseables ladrones no tocaron. Quizás en la puerta de entrada; después de todo nunca recibía visitas, salvo se tratara de inesperados ladronzuelos, ya que si el plan de ultratumba no funcionaba, al menos se darían un buen susto, que no olvidarían por el resto de sus vidas. Al final decidió ubicar el esqueleto en el recibidor de la casa, sentado en un cómodo mueble junto a la chimenea y ataviado con el sombrero de copa, el bastón y la pipa del abuelo entre los dientes…
    Al comienzo se sintió un poco incómodo con la nueva compañía. Era como tener a su desaparecida esposa en frente suyo, tratando de atraparle en alguna actividad indebida; sin embargo, con los días empezó a acostumbrarse al recién llegado y dejó de tomarle importancia, como si se tratara de un mueble más o parte de la recargada decoración de la casa.
    Pasadas las semanas, mientras sentado en el pequeño salón se deleitaba con un intrigante libro de Clemente Palma, percibió -con temor- que el esqueleto se movía. Pero no pudo descubrirlo con “las huesudas manos en la masa”. Cuando bajó el libro que lo ocupaba sólo atinó a observar que una pierna; es decir los huesos de lo que alguna vez fue una pierna, se habían juntado y que los brazos –ustedes ya entienden-, estaban levantados y flexionados soportando el peso del cráneo. Pudo intuir que su huésped se encontraba derrotado por el aburrimiento. Pensó entonces en remediar el asunto y sutilmente colocó un viejo libro de historias satíricas sobre la mesita junto al difunto. Luego regresó a su asiento, se acomodó en éste y siguió disfrutando de los maestros del misterio. Al rato sintió una risita y se preocupó en ver lo que acontecía. Su huésped, alzando el libro, se regocijaba leyendo…
    A los meses, las largas sesiones literarias se convirtieron en docenas de libros leídos y el esqueleto se animó incluso a escribir algunos cuentos que resultaron ser verdaderamente entretenidos y que motivaron los celos fundados de un escritor fracasado como L:

    “Cuando Noé terminó de subir al Arca al último de los animales, pensó en el destino de los libros. Se le ocurrió entonces echar afuera al unicornio, y conservar las tablillas con el Génesis…”. (El Esqueleto).

    Además lo que en un inicio fueron risotadas inocentes, ahora pasaron a convertirse en constantes carcajadas que quebraron la tranquilidad del lugar y por ende la del anfitrión. Así que cuando éste notó que su cadavérico amigo se divertía más de la cuenta con sus viejos libros, decidió emplazarlo y hacerle recuerdo que él se encontraba allí por un sólo motivo: espantar a los ladrones que se aventuraran a entrar a la casa, a eso y nada más.
    Pasados los días las cosas no mejoraron. El esqueleto incluso le solicitó a L. que le consiguiera una máquina de escribir, pues las articulaciones de la muñeca derecha se le habían atrofiado tanto persistir. Al anfitrión, y luego de la persistencia, no le quedó sino dejar la casa al cuidado de su invitado y dirigirse al pueblo en busca de lo solicitado. Sin embargo, cuando regresó al hogar, se encontró con la azarosa novedad de ver la puerta de entrada fracturada y, al subir presuroso a la biblioteca, donde guardaba sus más preciados libros, el vacío profundo de los muebles ultrajados. Indignado regresó al recibidor y encontró al esqueleto entretenido en concluir una más de sus insólitas narraciones…
    Cuando L. terminó de meter sus pertenencias dentro del coche, miró por última vez la casa, la enorme entrada plagada de recuerdos sin regreso y, sobre todo, se fijó en una de esas ventanas que daban a la plaza y observó que alguien se movía tras la palidecida cortina de raso. Una vez inició la marcha, alcanzó a observar de soslayo cómo el esqueleto levantaba un pañuelo y se despedía de su benefactor, mientras se daba maña para acomodar la hoja junto al rodillo de la máquina de escribir.
    This post was modified on 20 Oct 2010 at 06:17 pm.
  • Encarna Navarro López
    Encarna Navarro López    Group moderator
    The company name is only visible to registered members.
    20 Oct 2010, 9:44 pm
    Re: EL ESQUELETO (cuento premiado)
    Hay muchos ladrones, ya lo sé, pero meter en casa a un esqueleto... Te felicito Pablo por el premio, bien merecido, por supuesto. Muy bien narrado y atrapante desde el principio.


    Besos.
  • Patricia Gandaria Ponte
    Patricia Gandaria Ponte    Group moderator
    The company name is only visible to registered members.
    21 Oct 2010, 04:59 am
    Re^2: EL ESQUELETO (cuento premiado)
    Es que a algunos se le da la mano y se agarran el codo.
    Muy ingenioso y atrapante relato. Merecido premio.


    Un beso, Pat
  • Griselda Sanabria Córdoba
    Griselda Sanabria Córdoba
    The company name is only visible to registered members.
    21 Oct 2010, 07:32 am
    Re: EL ESQUELETO (cuento premiado)
    Pablo, ¡felicitaciones por el premio! Un cuento muy bien hilado, que tiene un hiperbreve dentro, porque esa historia que escribió el esqueleto sobre el arca de Noé me encantó (vaya que sacar al unicornio).

    Abrazos,

    Gris
  • PABLO NICOLI SEGURA
    PABLO NICOLI SEGURA
    The company name is only visible to registered members.
    Bueno, te cuento de dónde salío la idea para este cuento, sucede que mis hijos, cuando tenían 8 y 9 años, fueron a visitar a su tía (ella tenía una farmacia) y pidieron prestado el baño, cuando entraron, a que no sabes que encontraron allí dentro colgado... pues sí, un esqueleto. Por supuesto tremendo susto que se pegaron ambos, y hubo que explicarles que aquel señor, un poco delgado, estaba allí para cuidar el negocio, de personas indeseadas... ¡Eso de que la realidad supera la ficción es muy cierto!
    Resulta que en algunas familias antiguas de por aquí, aún hay la creencia de que las calaveras cuidan lugares, o mejor dicho, sus espíritus, y asustan a los ladrones.
    Un beso. Pablo
  • PABLO NICOLI SEGURA
    PABLO NICOLI SEGURA
    The company name is only visible to registered members.
    Gracias por tus palabras, siempre es una alegría que le otorguen a uno un premio; pues esto motiva a seguir escribiendo mucho más.
    Yo no sé si a ustedes les pasa, pero yo estoy todo el tiempo al pendiente de pescar una idea para el siguiente cuento y ya no puedo evitar (si el foco se me prende) ir corriendo a la PC y darle forma a esa idea para transformarla en un argumento y después en un cuento.
    Te saluda. Pablo
  • PABLO NICOLI SEGURA
    PABLO NICOLI SEGURA
    The company name is only visible to registered members.
    Es verdad, El esqueleto, era un buen escritor de minicuentos y eso no podía soportarlo el protagonista, por lo que decidió abandonar la casa.
    Siempre me ha gustado el género de horror, pero a la vez, me ha parecido muy serio de narrar, así que mejor darle una cuota de humor, además horror y humor se escriben parecido y hasta primas podrían ser.
    Saludos. Pablo
  • María.Antonia Freile Solsona
    María.Antonia Freile Solsona    Group moderator
    The company name is only visible to registered members.
    22 Oct 2010, 01:46 am
    Re: EL ESQUELETO (cuento premiado)
    Felicidades por el premio, el cuento lo merece.
    Tiene un singular toque de humor que además de entretener divierte.

    Siempre hay quien abusa de la confianza y anda por casa ajena como si fuera su casa... Demasiado entretenido el esquelo en sus tareas se olvidó de las obligaciones que tenia contratadas ... Posiblemente muchos de nosotros tengamos un esquelo de esos escondido bajo la almohada.


    Un abrazo
    Antonia.
  • PABLO NICOLI SEGURA
    PABLO NICOLI SEGURA
    The company name is only visible to registered members.
    Gracias María Antonia, no sé mucho de voz y tengo curiosidad. Me gustaría leerte también. Saludos Pablo
  • MARÍA T. Martínez
    MARÍA T. Martínez
    The company name is only visible to registered members.
    Pobre L. que se quedó sin su preciado tesoro...
    Pero yo siempre preferiría un esqueleto buen escritor en casa, que un esqueleto "buen perro guardián".

    Saludos,
 
Sign up for free: