La ASERTIVIDAD hace referencia a:
1. La capacidad de autoafirmar los propios derechos sin dejarse manipular y sin manipular a los otros
2. La capacidad de expresar las propias opiniones, creencias, posturas o sentimientos de una manera eficaz y sin sentirse incómodo.
Un paso esencial para acercarse al conocimento de la asertividad consiste en identificar las diferencias entre los tres estilos básicos de comunicación que utilizamos con los otros: estilo agresivo, estilo pasivo o sumiso y estilo asertivo.
Es importante mencionar que, juntamente con el contenido que se dice, hemos de valorar, y mucho, lo que comunicamos de manera no verbal, es decir, con nuestra mirada, expresión de la cara, posturas del cuerpo... En este sentido, hace falta recordar que hay muchos autores que consideran que en la comuncación que establecemos entre las personas tiene más impacto el cómo decimos las cosas que lo que decimos.
Es muy útil recordar que, más allá del contenido, los diferentes estilos de comunicación agresivo, pasivo/sumiso y asertivo también muestran importantes diferencias respeto a la expresión no verbal. Conocerlas resulta una pista muy importante para facilitar la distinción:
El ESTILO AGRESIVO se caracteriza por un volumen de voz elevado, interrumpe a menudo la otra persona, la cara tensa, una mirada amenazadora y una postura que invade el espacio del otro.
El ESTILO PASIVO se acompaña de un volumen bajo de voz. , un habla insegura y poco fluida, sin mirar a los ojos, manos nerviosas y una postura tensa e incómoda.
El ESTILO ASERTIVO muestra un habla segura y fluida, un volumen de voz adecuado; mira a los ojos pero no de una manera desafiante; la expresión de la cara está de acuerdo con el mensaje; los gestos son firmes, seguros y espontáneos, y mantiene el cuerpo relajado y derecho.
Un abrazo
s u n s i