El próximo 23 de julio debutarán en el Mercado Continuo las primeras cuotas participativas de una caja de ahorros: las de la Caja de Ahorros del Mediterráneo (CAM). Su director general desvela todas las claves que rodean a tan histórica operación. El número dos de la CAM estuvo en el parqué valenciano el pasado martes 8 de julio para presentar la ´salida a bolsa´ de la entidad alicantina. Una presentación que despertó un gran interés a la vista del gran número de empresarios y financieros que se dejaron ver por la Bolsa de Valencia.
-Los mercados están de capa caída, la morosidad de bancos y cajas sube, sus beneficios se están reduciendo... ¿se considera un héroe o un osado por ´sacar a bolsa´ a la CAM en estas circunstancias?
-Cuando diseñamos la emisión a principios de 2007 no había crisis en los mercados, sino euforia. Cuando conseguimos el consenso global de todo el mundo, que esto se viera con buenos ojos en la Asamblea General, nos replanteamos la operación. Fue el propio consejo el que fue evolucionando en la posición. Los tiempos de crisis son tiempos de oportunidad y tienes que estar preparado.
-No sólo salen en circunstancias poco favorables sino que encima le están allanando el camino al resto del sector...
-Está claro que el recorrido que yo he hecho lo van a tener que hacer los demás. Seguramente que ya no tardarán 18 meses porque una parte del camino ya se la hemos desbrozado, pero tardarán mucho tiempo en hacerlo. Claro que nosotros, caso de que queramos repetir la operación, lo vamos a hacer con mucha más rapidez.
-Haber destinado dos tercios de la emisión al tramo minorista teniendo en cuenta la fuerte red comercial de la CAM, ¿no es jugar a caballo ganador?
-No, no. El tema no es ese. Cuando bajamos del 20% al 7,5% nos quedaban 300 millones para colocar. Yo no puedo negarle a los clientes que de manera tradicional han estado con la caja la posibilidad de que inviertan. Una de las maneras de convencer a todos los stakeholders que han participado en la caja es decir que si yo salgo en un momento de mercados adversos, me reconocerán menos valor del que tengo; si ese valor se lo traslado a mis clientes de toda la vida se entiende mucho mejor. Pero si ese valor lo situo en Londres en cuatro inversores institucionales, menudo plan. No vamos a regalar a nadie y si cedemos algo lo haremos a nuestra gente de siempre. De ahí que el tramo minorista ocupe prácticamente el 70%. Hubiera podido ser el 100%.
-¿Del 100%? Pero usted sabe bien que la CNMV no lo hubiera permitido.
-Sí, sí. La CNMV nos dijo que hubiera un tramo institucional suficientemente holgado y colocado entre inversores institucionales, de forma que ellos sean los que fijen el precio y lo trasladen al mercado minorista. El mercado minorista no va a fijar el precio sino que tomará el precio que le marque el tramo institucional. Con 300 millones de euros no tenía sentido dar más al tramo institucional porque es una cifra muy pequeña y la hubiéramos colocado fácilmente.
-Entonces doy por hecho que la emisión está ya colocada...
-Sólo diré que vamos a tener ´problemas´ en el tramo minorista [lo dice porque está cantado el prorrateo], pero no quiero exagerar esto porque da la impresión de ser un chulo.
-¿Por qué no han asegurado la emisión?
-No hacía falta. Como decía antes, vamos a tener ´problemas´ en el tramo retail [minorista], que ronda el 70% restando el tramo destinado a los trabajadores de la CAM. Al 30% restante, el que va destinado al tramo institucional, queremos darle un espectro amplio, fluidez, transparencia, profundidad... No queremos que sean tres inversores que adquieran 30 millones cada uno. Hay que pensar que para el tramo institucional me quedan 90 millones de euros y cualquiera de los grandes te compra toda la posición. Si lo aseguras con uno, ya te has casado. La cuestión será diferente si algún día sacamos un tramo de mil millones de euros, ahí tienes que ir con más cuidado y ver las cosas desde otra perspectiva. Habrá que asegurarlo, pero no es en este caso.
-¿Cuál será el precio de salida de las cuotas participativas: por encima o por debajo de 6 euros?
-De verdad que no lo sé porque soy novato en estas cosas. No tengo ni idea.
-¿Qué efectos tendrá sobre la CAM la rebaja del rating por parte de Standard & Poor´s?
-No lo sé porque es muy complicado evaluar esto. Antes de agosto del pasado año hubiera dicho que 2 ó 3 puntos básicos, pero en estos momentos te da igual porque estas viendo aberraciones en el mercado del tipo de que una emisión senior cotiza a 143 puntos básicos, a dos años. Si estuviéramos hablando de una emisión a diez o quince años vale, pero a dos años...
Creo que en este momento no hay capacidad para medir la bajada del rating porque el problema ya no es de precio sino de confianza en el país.
-¿Pero tan mal nos ven desde el exterior?
-Cuando hacemos road shows (rondas de presentaciones) fuera de España, que por otro lado las estamos haciendo de manera continua porque tenemos emisiones de deuda recurrente, sólo te preguntan por lo que ocurre en España: qué vamos a hacer con el paro, qué vamos a hacer con los inmigrantes... Y yo les digo que no lo sé porque no soy el gobernante de este país. Yo les puedo decir qué va a hacer la CAM, cómo se está preparando para afrontar la morosidad... Hay un problema de confianza.
-¿Van a seguir emitiendo deuda?
-Vamos a continuar emitiendo porque no podemos permitirnos el lujo de no estar en los mercados. El año pasado a estas alturas teníamos emitidos, si no recuerdo mal, unos 7.000 millones de euros. Este año llevamos una emisión de 1.000 millones colocada en los mercados. Hemos hecho otras pero están dentro de la casa. No podemos permitirnos el lujo de estar cerrados en este momento.
-Por cierto, ¿qué vencimientos de deuda tienen este año?
-Nada más que 708 millones de euros.
-¿Y para el año que viene?
-Unos 3.000 millones de euros. Estamos preparando ya caja para hacer frente a esto. El problema de todo esto es que al final se convierte en un círculo envolvente. La caja se manejaba el año pasado con una tesorería media de unos 3.000 millones de euros, ahora nos manejamos con 8.000 millones por si acaso, porque no sabemos como van a reaccionar los mercados en el futuro. Así estamos todas las entidades.
-¿Qué va a ganar la CAM en términos de solvencia medidos a través del core capital [porcentaje en el pasivo de balance de una compañía de los fondos no exigibles]?
-En este momento tenemos un ´core capital´ del 6,25% que con esta emisión se va a ampliar entre 60 y 70 puntos básicos, con lo que se situará sobre el 6,9 ó 7%. Lo cual nos da fuelle para el crecimiento que será más moderado de estos dos años. El ajuste de la salida también es computable de lo que necesitamos de capacidad de crecimiento. Creemos que con eso es suficiente. Hay que tener en cuenta que el core capital no existe como requisito del Banco de España, pero sin embargo las agencias de rating te miran mal si tienes menos del 6%. Por eso todos peleamos por tener algo más de esa cifra. El Banco de España se mete poco en ello porque no te lo exigen, no lo tienen en normativa y se abstrae.
-¿Cuándo retornará la calma al sector financiero y qué debería hacer para no volver a caer en los mismos errores?
-Empezaremos a salir de la actual situación en la segunda parte del año que viene. Habrá una recomposición de muchas cosas: el precio del crédito se va a encarecer para todo el mundo, por lo que tendremos que trasladar como todos esa subida al cliente final; los requerimientos de capital de las autoridades monetarias van a subir ante el espectáculo de ver cómo UBS, Morgan Stanley y otros están haciendo constantemente ampliaciones de capital. Las autoridades van a descontar que el capital que tenían no era suficiente para afrontar una situación de crisis. Por lo tanto, en este sector se va a tener que funcionar con más base de capital y eso significa ROE [beneficio dividido entre los recursos propios].
-¿Veremos en un futuro próximo ROE de un sólo dígito?
-No lo sé, pero caerán. Clarísimamente este negocio va a ser menos atractivo de lo que era. Ahora bien, continuará teniendo un atractivo. El otro día leí un artículo de alguien que decía que esto es como la circulación sanguínea del cuerpo, cuando la cortas deja de funcionar todo. El sistema financiero somos la sangre del cuerpo de la economía.