1 INTRODUCCIÓN
Es indudable que una de las preocupaciones de un Jefe de Mantenimiento será dimensionar adecuadamente su stock de repuesto, seleccionando con cuidado lo que desea tener a su disposición inmediata.
Al seleccionar el repuesto que debemos mantener en stock en una planta industrial, nos encontramos con un conflicto de intereses:
- Desde el punto de vista técnico, cuantas más piezas de repuesto tengamos en el almacén más aseguraremos la disponibilidad de los equipos.
- Desde el punto de vista económico, cuantas menos piezas haya almacenadas, menor capital inmovilizado tendremos.
Por ello, debemos buscar fórmulas que nos permitan asegurar la disponibilidad de los equipos con el mismo capital inmovilizado posible. A continuación se describe un método para determinar el repuesto que debe permanecer en planta con unos criterios que tratan de buscar un compromiso entre lo estrictamente financiero y lo estrictamente técnico.
2 TIPOS DE REPUESTO
Para ayudarnos en la identificación de las piezas, podemos agrupar el repuesto desde varios puntos de vista: en función de su responsabilidad dentro del equipo y en función de la necesidad de mantenerlo en stock permanente en planta.
2.1 Responsabilidad dentro del equipo
Podemos dividir el repuesto en 6 categorías:
a.- [b]Piezas sometidas a desgaste[/b]. A este grupo aquellos elementos que unen piezas fijas y móviles, o aquellas partes en contacto con fluidos, como cojinetes, casquillos, retenes, juntas. Son piezas sometidas a desgaste y a abrasión. En este grupo también podemos incluir juntas, retenes, rodetes y tuberías sujetas a fatiga, corrosión y cavitación.
b.- [b]Consumibles[/b]. Son aquellos elementos de duración inferior a un año, con una vida fácilmente predecible, de bajo coste, que generalmente se sustituyen sin esperar a que den síntomas de mal estado. Son filtros y lubricantes. Su fallo y su desatención pueden provocar graves averías.
c.- [b]Elementos de regulación y mando[/b]. Son aquellos elementos cuya misión es controlar los procesos y el funcionamiento de la instalación: válvulas, muelles, cigüeñales, etc. Son elementos que a pesar de no estar sometidos a condiciones desfavorables de funcionamiento tienen una importancia capital dentro del equipo. Su fallo frecuente es por fatiga.
d.- [b]Piezas móviles[/b]. Son aquellas destinadas a transmitir movimiento. Son engranajes, ejes, correas, cadenas, reductores, etc. Su fallo habitual es por fatiga.
e.- [b]Componentes electrónicos (instrumentación)[/b].A pesar de su altísima fiabilidad, un problema en ellos suele suponer una parada del equipo. Su fallo habitual es por calentamiento, cortocircuito o sobretensión, y generalmente se producen al someter al equipo a unas condiciones de trabajo diferentes para las que fueron diseñados. Un ejemplo habitual es un fallo en otro elemento que provoca un funcionamiento anormal del equipo; otro puede ser trabajar en condiciones atmosféricas extremas de calor, frío, humedad o polvo.
f.- [b]Piezas estructurales[/b]. Difícilmente fallan, al estar trabajando en condiciones muy por dabajo de sus capacidades. Son bastidores, soportes, basamentos, etc.
2.2 Necesidad de stock en planta
Desde este punto de vista, podemos dividir las piezas en tres categorías:
- Piezas que es necesario mantener en stock en planta
- Piezas que es necesario tener localizadas, con proveedor, teléfono y plazo de entrega.
- Piezas que no es necesario prever, pues un fallo en ellas supondría la sustitución completa del equipo.
3 ASPECTOS A TENER EN CUENTA EN LA SELECCIÓN DEL REPUESTO
Hay cuatro aspectos que debemos tener en cuenta a la hora de seleccionar el stock de repuesto: la criticidad de los equipos en que están situados, su consumo
3.1 Criticidad del equipo
Antes de acometer la labor de fijar los stocks de repuesto, es necesario analizar los equipos y determinar su importancia. Esto se denomina Análisis de Criticidad, y establece tres categorías para los diferentes equipos de la planta: A, o equipos críticos; B, o equipos importantes; y C, o equipos prescindibles.
Lógicamente, el almacén de repuesto estará formado básicamente por componentes de equipos A, y en menor medida, por componentes de equipos B y C
3.2 Consumo
Tras el análisis del histórico de averías, o de la lista de elementos adquiridos en periodos anteriores (uno o dos años), puede determinarse que elementos se consumen habitualmente. Todos aquellos elementos que se consuman habitualmente y que sean de bajo coste deben considerarse como firmes candidatos a pertenecer a la lista de repuesto mínimo. Así, las elementos de bombas que no son críticas pero que frecuentemente se averían, deberían estar en stock (retenes, rodetes, cierres, etc). También, aquellos consumibles de cambio frecuente (aceites, filtros) deberían considerarse.
3.3 Plazo de aprovisionamiento
Algunas piezas se encuentran en stock permanente en proveedores cercanos a la planta. Otras, en cambio, se fabrican bajo pedido, por lo que su disponibilidad no es inmediata, e incluso, su entrega puede demorarse meses.
Aquellas piezas que pertenezcan a equipos críticos cuya entrega no sea inmediata, deberían integrar el almacén de repuesto. Aquellas piezas que aún no pertenecientes a equipos A o criticos, puedan suponer que un equipo B permanezca largo tiempo fuera de servicio deben considerarse igualmente en esa lista.
3.4 Coste de la pieza
Puesto que se trata de tener un almacén con el menos coste posible, el precio de las piezas formará parte de la decisión sobre el stock de las mismas. Aquellas piezas de gran precio (grandes ejes, coronas de gran tamaño, equipos muy especiales) no deberían stockarse, y en cambio, deberían estar sujetas a un sistema de mantenimiento predictivo eficaz.
El coste es, pues, un aspecto fundamental.
4 PROCESO A SEGUIR PARA CONFECCIONAR LA LISTA DE REPUESTO
1.- Seleccionar el equipo crítico
2.- Seleccionar el repuesto crítico de esos equipos
3.- Seleccionar el repuesto de gran consumo
4.- Seleccionar las piezas con largo tiempo de aprovisionamiento
5.- Estudiar en la lista elaborada hasta ese momento todo lo que sobrepase un precio determinado (por ejemplo, 1000 Euros) tratando de eliminar todas aquellas cuyo fallo sea previsible y no supongan un gran trastorno.
5 PIEZAS DE REPUESTO HABITUALES
De manera genérica, las piezas que suelen encontrarse en un almacén de repuesto son las que se indican a continuación. Cada planta, además, debería contar con el repuesto específico que corresponda.
5.1 Elementos neumáticos
- Racores de todo tipo
- Tubo poliamida varios diámetros
- Unidades de mantenimiento (filtro, manómetro, regulador, lubricador)
- Retenes y juntas de los cilindros conflictivos
- Aceite neumático (SAE-20, HM-46, etc)
5.2 Elementos hidráulicos
- Aceites y filtros de centrales hidráulicas
- Latiguillos
- Manómetros
- Racorería diversa
- Acoplamientos de bombas hidráulicas
5.3 Elementos de instrumentación y control
- Termopares
- Manómetros
- Presostatos
- Sondas de vibración
- Transmisores (caudal, presión, temp, etc)
5.4 Elementos eléctricos
- Magnetotérmicos
- Diferenciales
- Mangueras (diversos tamaños y tipos)
- Conectores eléctricos (varios tipos)
5.5 Elementos de seguridad
- Setas de emergencia
- Fotocélulas de barrera
- etc
5.6 Elementos del taller central
- Aflojatodo
- Spray limpiador de contactos
- Tornillería diversa
- Rodamientos (tipos más habituales)
- Cierres mecánicos de bombas (más habituales)
- Pasta para juntas sintéticas
- Silicona
- Selladores de tornillería
- Cartón para juntas (klinger, chesterton, etc)
- etc
6 OPTIMIZACIÓN DEL ALMACÉN DE REPUESTO
6.1 Optimización en la fase de diseño
De manera genérica, en la fase diseño es posible minimizar el stock de repuesto de la siguiente forma:
- Eliminando componentes. Los diseños robustos y con pocas piezas son preferibles. Esto es especialmente válido para la instrumentación
- Standarización. Todos los componentes de función similar deben ser exactamente iguales
- Evitar piezas a medida. Debe tratar de utilizarse en la fase de diseño solo piezas standard
6.2 Piezas en depósito
Es posible pactar con determinados proveedores la creación de un depósito de materiales en la propia planta, pero cuyo inmovilizado corra por cuenta del proveedor. Esto es especialmente válido para la instrumentación, para las piezas de ferretería industrial, y para la neumática
6.3 El sistema de mantenimiento
Un buen sistema de mantenimiento preventivo tendrá un consumo de piezas de segundo nivel (rodamientos, juntas, retenes) y muy poco de primer nivel (ejes, motores, bombas, etc).