LO QUE PUEDES HACER.
Puedes hacer algo por ti.
Y también por mí.
Aunque no directamente, ya que tus circunstancias no te lo permiten.
Hay algo que sí puedes hacer.
Si tu situación no puedes cambiarla de forma que te dejaría libre de padecimientos; sin embargo si que puedes comprenderla y decidirte a no estar dispuesto a dejar que triunfe sobre ti mientras conserves el juicio.
Por encima de tu realidad está el conocimiento disponible para entender el por qué y lo que se espera para no ser vencido.
Lo que te pido que hagas es intentar no dejar de luchar, y que no dejes de aplicar en tu vida
el conocimiento que has adquirido.
Para que yo no acabe perdiendo la ilusión de tiempos mejores, necesito que personas como tú,
compartan conmigo esta pelea contra los elementos desestabilizadores que quieren acabar con nuestras vidas.
Todos entendemos quienes son nuestros enemigos en el vivir diario.
No permitas que tu cerebro cierre las puertas del entendimiento.
No te compliques la vida con elucubraciones metafísicas, que no conducen a ninguna parte.
No cifres tu plena confianza en nada que los hombres prometen.
Empieza de nuevo cada día.
Haz lo que puedas hasta donde tus energías te lo permitan.
Pero nunca decidas no hacer nada.
Haz un nuevo esfuerzo por levantarte si se repite la caída.
Mantén una actitud mental positiva.
EN TI CONFIO, Y ESO SEGUIRÉ ESPERANDO.
SEAMOS AGRADECIDOS Y NO LE DEMOS LA ESPALDA
A QUIEN NOS AMA.
APRECIEMOS EL REGALO DE LA VIDA QUE NOS OFRECE.
José García Agüero N.D.
(03-01-2017)